Con esta normativa se pueden realizar ensayos con humos a media temperatura a 200 °C (Sm) y humos fríos (Sa). La pérdida se evalúa en metros cúbicos por hora por metro de longitud de junta, excepto para la inferior. Es un tipo de requisito accesorio para muchos mercados como el italiano, inglés, alemán y Emiratos Árabes.

El control de los humos forma parte de las prestaciones presentes en el estándar de producto para puertas cortafuegos y cortahumos EN 16034.

En Chemolli Fire hemos realizado numerosos ensayos de control de humos.

LA PROTECCIÓN QUE MARCA LA DIFERENCIA

Nos gustaría subrayar que lo que más vidas salva en los incendios, más allá de la prevención y la formación, es una correcta y precisa planificación de evacuaciones y gestión de la seguridad. Es bien sabido que la protección activa y pasiva sirve para dar tiempo a las personas a realizar la evacuación y a que intervengan los servicios de emergencia, pero quienes han realizado pruebas de incendio también saben la cantidad de humo que echa una puerta sometida a una prueba de incendio y que en los incendios mueren más personas debido al efecto de los humos que a las quemaduras, por lo tanto debería haber más puertas cortahumos que cortafuegos, pero en la realidad sucede exactamente lo contrario.

INTRODUCIDO TAMBIÉN EN ITALIA CON EL CÓDIGO

Recientemente, la legislatura italiana también ha introducido el control de humos de puertas y ventanas con dispositivos de filtrado de humos E 30 Sa, una característica que cada vez se solicitará más. En el código de prevención de incendios se informa, en el apartado S.3 (compartimentación) que «Se aplican soluciones conformes al nivel de prestaciones II utilizando elementos de control de humos (Sa) para cerrar los espacios de compartimentación entre compartimentos (S.3.2), es decir , se deja al diseñador la facultad de elegir el nivel III tras una evaluación de riesgos, que establece que «todos los cierres de los pasos entre compartimentos y vías de evacuación de una misma actividad deben ser al menos herméticos frente a humos calientes (E) y fríos (Sa) . (S.3.3)

Nuevamente en este código, en la estrategia S.4, evacuación, en el artículo S.4.7 se define que «Las vías de evacuación verticales deben estar protegidas por espacios con una resistencia al fuego determinada según el capítulo S.2 y en cualquier caso no inferior a la clase 30 con cierres de puertas de comunicación al menos E 30-Sa.” Lo anterior procede también cuando se aplica el nivel II de la estrategia S.3 de compartimentación. Además, entre los requisitos adicionales, se especifica que para Rvita Cii1, Cii2, Ciii1, Ciii2, «todos los espacios donde puedan dormir los ocupantes deben estar compartimentadas con una clase determinada según el capítulo S.2, en cualquier caso no inferior a 30 y con cierres de las puertas de comunicación E 30-Sa.

Por ello, las puertas E-Sa siempre son necesarias en escaleras protegidas.

MODELADO ANTIINCENDIO

En el modelado de incendios, el parámetro fundamental es el RSET, es decir, el tiempo necesario para la evacuación de los ocupantes.

Las puertas con control de humos «regalan» unos preciosos segundos para la evacuación, para que esta pueda desarrollarse de forma más ordenada y protegiendo a los grupos de personas más débiles.

EL ENSAYO

El ensayo deberá realizarse sobre el soporte normalizado o sobre el soporte asociado si en la práctica la puerta se va a instalar sobre este último. Los ensayos realizados en el soporte flexible se pueden ampliar al soporte rígido, pero no al revés.

Se empieza realizando el soporte e instalando la puerta como en la práctica sobre el marco de ensayo. Dependiendo de cómo esté estructurado el banco de ensayo, el objeto bajo prueba se puede colocar sobre un marco móvil (con una grúa puente) o directamente sobre la maquinaria de ensayo.

PÉRDIDA DE SISTEMA

El laboratorio sella las juntas de la puerta que se va a probar, normalmente con cinta de aluminio. La máquina de ensayo se somete a una presión de 10 y 25 Pascal y los datos de pérdida del sistema se registran a temperatura ambiente.

ENSAYO A TEMPERATURA AMBIENTE

Una vez retiradas las juntas, excluyendo la del umbral, se vuelve a llevar la presión a 10 y 25 Pascal y se verifica que la fuga no sea superior a 3 metros cúbicos por hora por metro lineal de junta, deduciéndose claramente la pérdida del sistema de los instrumentos.

La longitud de la junta influye positivamente en el cálculo, pero las puertas más grandes pueden estar más curvadas (y por tanto se adhieren peor a las juntas del marco). Del mismo modo, las puertas de dos hojas tienen un cálculo matemático más favorable, pero la naturaleza de la junta central suele implicar una mayor pérdida y, por tanto, resulta más crítico pasar el ensayo. En este punto, el lado de la puerta probado podría clasificarse como Sa.

EL ENSAYO A TEMPERATURA MEDIA, 200 GRADOS

Luego procedemos a realizar ensayos en caliente por ese lado. A continuación, se retiran las juntas del umbral y se repite el ciclo de prueba en frío a 10, 25 Pa, y también a 50 Pa, para verificar la estanqueidad de la zona inferior de la puerta. Esto se debe a que en la parte caliente se prueba el umbral.

Por tanto, detectar una fuga por encima o cerca de los límites en frío puede llevarnos a hipotetizar que el ensayo en caliente dará valores de estanqueidad inferiores. El nuevo límite, sin embargo, es de 20 metros cúbicos por hora de fuga para puertas de una hoja y de 30 metros cúbicos por hora de fuga para puertas de dos hojas, sin relación con la longitud de las juntas.

Calentar la cámara a 200 ⁰C durante 25 minutos, además del tiempo de calentamiento, puede provocar deformaciones de las puertas o de los soportes, reducción de la longitud de las juntas de goma y, en raras ocasiones, pequeñas alteraciones de las juntas termoexpandibles.

LO QUE SE CREE QUE SUCEDERÁ Y LO QUE TERMINA SUCEDIENDO

Es una opinión común, que se oye mucho, por ejemplo, en cursos de formación de ingenieros, que las juntas termoexpandibles son cruciales para los ensayos de humos. Según nuestra experiencia, esto es absolutamente falso.

El factor discriminante en estos ensayos es la estanqueidad de las juntas de pliegue en relación con las deformaciones de la puerta, y la estanqueidad de la

junta inferior. Normalmente las termoexpandibles no tienen tiempo de alterarse.

Las hojas de la puerta tienden, como en el ensayo de comportamiento al fuego, a alejarse de los bordes del marco. Las puertas de madera tienden a acortarse en el lado expuesto, las puertas de hierro tienden a alargarse. En ambos casos, los extremos alto y bajo del lado de la cerradura son los más críticos.

En el ensayo en caliente ya no se mide el límite de fuga como en el ensayo en frío, sino que hay un límite general de 20 metros cúbicos por hora para puertas de una hoja y 30 metros cúbicos por hora para puertas de dos hojas, siempre excluyendo la pérdida de sistema. Una vez completado el ensayo, la muestra se gira hacia un lado según lo permita el banco de ensayos.

Una vez realizados los ensayos, la puerta podría clasificarse, si todo va bien, como Sa y Sm (o S200).

QUÉ OFRECEMOS EN CHEMOLLI FIRE

Somos expertos en la realización de ensayos, para los que aportamos toda nuestra experiencia y nuestro CONOCIMIENTO.

Con una amplia experiencia en este campo, como especialistas, te ofrecemos una asesoría completa durante todas las fases de experimentación en laboratorio, desde el diseño a la documentación de los resultados.

EL MÉTODO

Para nosotros, la escucha es la fase más importante de nuestra relación con el cliente: queremos que desarrolles un producto que sea la suma de tu identidad y tus necesidades.

En primer lugar, intentamos entender tus necesidades reales, así como los canales y mercados en los que quieres competir.

Luego, te mostramos cómo se lleva a cabo el proceso de prueba y certificación: necesitamos hablar contigo para comprender completamente tu punto de vista. A continuación, acordamos una propuesta que respete, de forma compatible con las prestaciones requeridas, tus líneas de productos, tus líneas de producción y, en la medida de lo posible, las posibles economías de escala mediante la utilización de productos y metodologías ya consolidados en tu empresa.

LA EMPATÍA

Miramos más allá de las oportunidades comerciales para asesorarte lo que haríamos nosotros en tu lugar.

Con nuestra experiencia, te aconsejamos qué, cómo y dónde debes realizar los ensayos. ¿En qué laboratorio debemos realizar los ensayos? ¡En el que se adapte mejor a nuestras necesidades!

EL PROYECTO

Una vez empezamos a trabajar, preparamos un proyecto integral con todos los detalles. Una de las primeras cosas a debatir, y sobre la que podemos asesorarte a la perfección, es qué materiales y componentes utilizar. Además, también llevamos a cabo una relación de costes y previsión de pesos, que te permitirán comprobar si alcanzarás tus objetivos. Estamos seguros de que sí, y siempre empleando las mejores prácticas del mercado.

CONSULTORES ATÍPICOS: NOS ENCARGAMOS DE TODO EL PROCESO DE ENSAYO

Un consultor es el que da los consejos y luego deja que sea el cliente quien los ponga en práctica. Nosotros no funcionamos así: nos quitamos la corbata y nos ponemos el mono de trabajo cuando se precisa. Una vez iniciada la producción de las muestras, estamos presentes durante el encolado de las puertas, ofrecemos apoyo durante los trabajos y el herraje, procedemos a la instalación de las muestras en el laboratorio con nuestros técnicos y estamos físicamente presentes durante la realización del ensayo. Gestionamos la fase de revisión de la documentación post-ensayo, te enseñamos la documentación y quedamos disponibles para todas las cuestiones relacionadas con la gestión de resultados.